viernes, 31 de julio de 2015

para el que me quiera

tiemblo
y no de frío, sino por tu futura presencia
porque apenas sienta tu atención, así sea un poquito
deberé arreglar todos mis desastres anteriores y viejos recuerdos, 
para que los nuevos quepan en mi cabeza
deberé apagar las lluvias y tormentas internas
para que veas que también vivo de momentos tranquilos
también colocare flores para que disfrutes de mis olores
para que los colores te hipnoticen y te hagan quedarte conmigo
y limpiar no sólo la casa, sino también la carretera
para poder construir junto a ti una ciudad nueva
para poder andar por ahí en nuestro propio mundo
tranquilamente al mismo tiempo, 
a donde sea pero en el mismo rumbo.

titubeo, y no por nervios
ni tampoco por pena
sino que no logro ordenar mis pensamientos
y sólo llego a decir mis enredos
entonces hablo y hablo y no sé lo que digo
aunque no tenga lógica aunque que no me entiendas
es que mi voz y mi mente funcionaran igual que mis latidos
cuando esté contigo.

me perderé 
porque lo único que haré será verte
como cuando observo de la naturaleza lo verde
del cielo y el espacio lo infinito
pero es bueno perderse para encontrarse de nuevo
y me encontrarás perdida en tus ojos tan claros como el agua, tan transparentes
y me guiarás, como las hojas en otoño guiadas por el viento.

no te desesperes si ves que sólo pienso en problemas
piensa en soluciones como si fueras el cepillo, y yo de mi cabello los nudos
no te desanimes si lo único que consigues es muros
porque puedes encontrar la forma de construir puertas
no tengas miedo si sientes que no tengo remedio
ayúdame a pensar en los momentos bonitos
cántame para que me calmes
y si no eres experto, igual cántame para que me hagas reír un ratico
no creas que soy un caso perdido
porque yo más que nadie me conozco y aunque me pierda
esforzándome puedo conseguir el camino.

a veces canto sola cuando surge el miedo
canto para que no sienta peligro
o para que te llegue de alguna manera
te llegue una nota o algún silbido
que te haga saber que existo y que te quiero conmigo
canto como si pudiera crear un nuevo sonido
una canción que te llene completamente, hasta los rincones más escondidos

no escribo esto porque ya haya alguien que me mantenga despierta
escribo pensando adelantado,
escribo para que me conozcas de antemano
escribo como una carta en el tiempo
de mi, en el pasado, para ti, en el futuro. 
(para cuando lo leas, cambia futuro a presente.)
escribo para el que vaya a estar siempre
escribo para el que yo sé que debe de estar cerca
escribo para el que quizás sea yo la que no sepa que existe
escribo para el que me quiera.
Cae la nostalgia en esta noche nublada,
anhelaba encontrarte hoy en mi cielo.
Pero sólo caen con formas perladas
débiles escarchas de frío hielo.

Y ahora es que te extraño,
me faltas y no puedo verte,
y me invade un triste desengaño:
debo conformarme sólo con leerte.

Quisiera que se disipe aquella niebla,
estas noches no son iguales sin ti.
El silencio y la melancolía pueblan
los dulces versos que alguna vez te escribí.

Y aquí sigo entre letras buscándote,
en cielos donde no te animas a alumbrar.
Temo que si mis horas las paso pensándote
a tu presencia ausente no me podré acostumbrar.

Me abandonas cuando te necesito más,
y te reclamo como si fueras mía.
Paralelos que nos separan reaparecerán
para recordarme que lo nuestro es sólo oniria.

Te veré siempre tras mi ventana,
y tenerte será posible sólo al escribir,
pues tú siempre serás una estrella lejana,
para mi corazón, que por ti, no deja de latir.

Estrella de otro cielo - José Vergara y Camila Buzzo

martes, 28 de julio de 2015

Bonnie & Clyde

pudimos ser como Bonnie y Clyde pero recuerda que por ser como eran, murieron.

eramos muy diferentes, tu querías movimiento, 
todo rápido, con los pies en la tierra acelerados, 
yo solo quería tranquilidad 
dentro de mis locuras e inseguridades 
en las nubes soñando 
era imposible que fueras como yo, o que yo fuera como tú, 
y honestamente, como siempre dice mi mamá,
del apuro lo que queda es el cansancio. 

pero pudimos ser como ellos, 
pudimos haberlo intentado, 
que hicieras todo lo que te gustaba y te llenaba 
y yo esperarte en casa, con lápiz y papel
lo que me llenaba a mí, 
escribiendo todo lo que me encantaba de ti.  
pero era mentira, era ilusionarnos
con algo que nos podía dejar destrozados, y agotados.
como ellos, que al final murieron.

y lo nuestro sea como sea moriría tarde o temprano y así fue, 
aunque no estoy segura de si nuestros sentimientos también. 
sólo sé que cuando terminó, quedaron los recuerdos, 
como la tierra que se levanta al correr, 
como las burbujas, 
como el polvo al sacudir algo abandonado, 
como el humo de tus cigarros, 
como el humo de alguna fogata que vivía entre los dos, 
y que nos acercaba porque el resto del mundo era muy frío, 
que por un tiempo todo se sentía cálido 
porque me distraía mientras te hablaba 
porque tenia tu mano junto a la mía, 
pero dejó de hacer frío un día y simplemente nos alejamos, 
o te alejaste, como el humo de la fogata y la tierra.

así como ese humo, tienes a mis pensamientos, 
en las nubes pensando en ti 
y es que te pienso tanto, te pienso a cada rato, 
pienso más en ti ahorita que no estamos juntos que cuando lo estábamos
eramos los dos famosos en mi mente y ahora lo eres tú solamente 
o peor como las celebridades que se hacen más famosos después de su muerte

en algún momento el humo se terminará de esfumar, 
y pensaré en ti, te recordaré pero no dolerá
el dolor, la tristeza y la pensadera del no poder ser y lo que pudo ser, se habrían muerto 
así como Bonnie y Clyde

sábado, 25 de julio de 2015

villanos

al principio me parecía un villano y de eso me había enamorado,
se sabe que esos son sólo víctimas que se esconden tras una máscara
y que no son personas malas,
pero llega un punto en que creerse siempre el malo de la película,
afecta a los demás, a los que lo rodean
el problema no es que sean villanos o los malos
sino que no dejan que sean salvados
y entonces les gusta porque es parte de su naturaleza,
pero a mí en especial, me afectaba que pensara eso
cuando después de conocerlo un buen tiempo,
me di cuenta que él era el héroe y era mi protector,
aunque no le gustara admitirlo.
qué mejor que estar protegida
por quien conoce muy bien a la maldad.

resulta que descubrí que existen dos primeras impresiones.

yo teniendo la fuerza de un niño de 6,
sería capaz de proteger lo que me hacia sentir bien,
pondría nubes siempre a sus pies,
a donde fuera que fuera,
para que a la hora de cualquier golpe, su caída no duela,
construiría la casa en el árbol para los días de lluvia porque sabia que le molestaban,
y como nunca suelo tener los pies sobre la tierra,
hasta serviría de sombrilla en los días soleados
ya que me la paso volando,
hasta era capaz de esconderlo con alguna capa de invisibilidad,
o crearle un camuflaje que sólo yo supiera verlo
y así pasaría desapercibido para el peligro.

pero si el quería que lo protegieran era con tormentas
a su alrededor para que nadie se le acercara
y le sirviera como luces para iluminar sus planes,
hubiese querido hasta los rayos de zeus,
una cerca llena de cactus y el camino hacia él lo llenaría de púas,
él hubiese querido tsunamis, terremotos, huracanes
y la cabeza de medusa guindada en la puerta
para que a nadie se le ocurriera ver hacia allá,
también conseguiría contacto con el inframundo y hades,
él hubiese querido la victoria, junto con guerras y polémicas.

y yo no era capaz de darle eso porque en mi vivía la calma,
yo le hubiese protegido con un abrazo de esos que acarician el alma
pero eso al parecer no les gusta a los villanos.

viernes, 24 de julio de 2015

se quedó en el olvido las películas que no vimos juntos, las canciones que nos perdimos, junto a los besos que no nos dimos por no ser un momento adecuado, y en la otra esquina están las miradas que decidí no ver por pena, y las palabras que no logré decir por no saber cómo, por ahí andan regadas las cosas que quisimos que el otro se diera cuenta, pero fueron ignoradas sin querer, y la almohada como buena amiga que escondió todas mis lágrimas que no quise que notaras, los errores y equivocaciones sobre todo de mi parte que se esparcieron como legos por todo el piso, que dolían si los pisabas y como tetris que si no eras rápido buscándole solución se acumulaban tanto que solo quedaba perder.

terminó siendo un cuarto desordenado y no quisimos arreglarlo, o no quisiste, era mucho que ya no podía caber en la cama y aunque echara todo al suelo, el desastre seguía allí, como cabello enredado con demasiados nudos, como los cables de las luces de navidad o de los audífonos, que parecía que se enredaban solos, que tenían vida propia y estaban en contra de nosotros, como si hubiese pasado un huracán el cual no sólo dejó ese desastre sino también se llevó las cosas bonitas, el amor, los sueños y las ganas que teníamos el uno con el otro.

fue un hermoso huracán el cual había confundido con brisas otoñales, que me había hipnotizado y por dejarme llevar me ha dejado el corazón destrozado, o mejor dicho yo misma me lo he destrozado.