miércoles, 24 de agosto de 2016

sobre tejer

cuando me siento molesta
cuando me consume la tristeza
recurro a la mejor técnica
comprobada
para desahogarse
y sentirse mejor que antes

porque me ata
me recoje cuando ya no puedo más
me levanta
y me pone un objetivo
me habla
entabla
una conversación conmigo
y tiene una paciencia
que me hace corta la espera
me entiende
me calma
la ansiedad
y me acaricia el alma

hay un crecimiento
un amar al proceso
un darse cuenta de los mínimo detalles
porque luego, el sentimiento y placer
al ver algo terminado y hecho por ti
es inigualable

es amarrar esas emociones indeseadas
tener control de ellas
para ponerlas bonitas
para volverlas en vibras positivas
te distrae la mente
y te convierte las manos en creadoras
y causantes de felicidad
paz y tranquilidad

lunes, 22 de agosto de 2016

derecho a molestarse

tengo derecho a molestarme, no?

es que desde que leí que uno es dueño de sus pensamientos por lo tanto de sus emociones, puede decidir si molestarse o no, y que molestarse tan seguido trae malas consecuencias en cuanto a la salud, pero también pasa lo mismo con las emociones reprimidas.

así que tengo derecho a molestarme, a volver un desastre mi cuarto por volverme un huracán o un tsunami si no logro contener las lágrimas, y seria zeus, hades y poseidon al mismo tiempo, a gritarle a quien me moleste no por sentirme superior ni porque sienta que no me escuchen, sino porque me desahogaría mejor, a golpear almohadas, a dar patadas cuando te quitan la emoción porque algo no se va a dar, que no exista la pena para que pueda enfrentarme mejor a las situaciones como siempre he querido.

a veces pienso que quienes pueden demostrar fácilmente que están molestos, son los que tienen la vida más controlada, porque si algo no les parece, lo demostrarán, lo comunicarán, si algo no está bien, si simplemente quieren decir que no.

mi inseguridad no me deja expresarme libremente, o mi gran corazón que decide defenderlos piensa que seguro no tenían la intención de hacerme molestar, pero no todo puede ser paz, ni tranquilidad, no puedo andar por la vida queriendo no incomodar a los demás.

tengo derecho a molestarme, y nadie me va a decir que estoy loca si todos lo hacen.

domingo, 21 de agosto de 2016

rosa

empecé a correr por mi cabello como si fuera realmente un jardín, conseguí las flores en mis orejas que me ayudan a escuchar mejor, caminé por mi quijada y le di un besito a mi mejilla como saludo, allí estaba la casita en el árbol justo en el medio de las cejas, junto a los diamantes que caían de los ojos, pensaba que no lo vería más nunca.

las paredes rosas, las palabras de poesía preciosa que estaban regadas por todas las ventanas, en negro, y cuando pegaba el sol, las letras hacían sombra, porque estaban más que presentes, mi compañía, mi escape de la vida.

había que sacudir los ojos, quise decir polvo, que entraba de vez en cuando con sus cejas, como colitas de perros que mostraban todas sus emociones, sólo que éstas eran humanas y juzgadoras. se sacudían y aparte de limpio, el ambiente se sentía ligero, ya no habían miradas indeseadas, quise decir ya no había polvo que ahoga.

bajo por el tobogán de mi nariz y me dan cosquillas infinitas, así que estornudo y casi salen estrellas de lo disparada que salí y caí sobre la almohada rosa al igual que caen mis pensamientos sobre posibles oraciones para empezar o terminar poemas, tuve que entonces subir las escaleras de mi brazo, contando con un nombre cada escalón por orden del abecedario, Alicia, Beatriz, Carol, Daisy, Esteban, Fabian, Gustavo y así sucesivamente hasta poderme sentar sobre mi hombro, para ver hacia donde fuera.

al llegar a la piscina, duramos horas flotando, allí acostada sobre el agua el cielo se convirtió en mi horizonte, en mi objetivo, se sintió como querer volver a ser uno con el universo, entender, comprender, aceptar.

descubrí que físicamente la naturaleza y el cielo no se tocan, pero de alguna manera están conectados, porque al quedarme ciega por la luz del sol, de repente pensé que las nubes también son arboles porque dan sombra y tienen otoño, no caen hojas sino gotas, y llovía...

al llegar a casa, mientras comía cepillado de uva con cambur me di cuenta que mi piel estaba rosa por quemarse con el sol, y había dejado marcas, se veían figuras como las de las nubes, o como las formas de las cerámicas del baño, como una simbología personal creada por la estrella más grande, el corazón de tanto amor acumulado, la estrella por las ganas de alcanzar el cielo, siempre querer mejorar, la luna porque mamá siempre estará presente, los bambús por mi interés en la filosofía o creencias asiáticas, y la margarita que a veces representa a la virgen por mi signo zodiacal.

el mejor final para esta mini historia/cuento o como desee el lector que sea llamado, escampa con un atardecer rosa, que se vuelve estrellas, que se vuelve planetas, que se vuelve borrosa del sueño, se va y reposa.

jueves, 18 de agosto de 2016

¿cómo me alejo?
¿cómo me aparto?
cuando sé que necesita alguien
que lo acompañe
en sus momentos de desastre

y pienso en alejarme
y en apartarme
porque el sentimiento lleva tiempo creciendo
pero no soy capaz de decirle
y la pena me esta comiendo

y pienso en alejarme
y en apartarme
porque el sentimiento no será correspondido
pero le quiero
y quizá me quiera aunque lo tenga bien escondido

quizá haría como si lo hubiera conocido a los 3,
para que ahora no tenga ningún recuerdo de él
quizá me cortaría las puntas de mi cabello
(las que lo han tocado y se han obsesionado)
y accidentalmente como esas peluqueras
me quedara por las orejas

pienso más en cómo desprenderme
que en cómo hacer para que me note
al final me rindo, todas las noches
decido esperarlo a que arregle sus desastres
y que después sea él quien me acompañe

no me alejaré
aunque nada llegue a ocurrir

domingo, 7 de agosto de 2016

8 de trébol y as de corazones

4 brazos más 4 piernas
y un mismo corazón
pasión por la conversación

caminar mucho como si no desgastara
porque su energía es tanta
que contagia y no te cansas,
llovizna que no dificultó nuestra caminata,
la voz que nunca se acabó
ni se quedó sin aire
porque el cansancio y el aburrimiento no existió

las palabras danzaron en un infinito baile
casi así lo fue, quise que lo fuera
la conversación era como una pareja
que en su baile mutuamente quedaban satisfechos

lenguaje corporal honesto
mirada sincera
viaje a otra época

estimulación de los sentidos
el olfato percibió los dulces y el café molido
las manos no se tocaron,
las palabras ya se habían encargado
el gusto lleno de chocolate,
late late porque se hace tarde
pero no importaba,
el oído lleno de música relajada,
tranquila
momento a la antigua
sin tecnología
sin interrupciones a nuestra filosofía
inventores de mundos
creadores de nuevas reglas
al entendernos nos volvimos
uno, universo
estamos hecho de lo mismo
de nosotros, los planetas y las estrellas estaban cerca
pero con los pies bien puestos en la tierra

independientes
sin necesitar un mapa para llegar a lugares
norte, sur, este, oeste
nos guiábamos de nuestra mente y pulgares

tendremos 100 franelas
para que la gente entienda
o para causar polémica
que no somos ni lo uno, ni lo otro
que somos es nosotros

mucho gusto, fue un placer
seguramente (es necesario)
nos volveremos a ver