domingo, 4 de diciembre de 2016

"¿Qué tal si deliramos por un ratito? ¿Qué tal si clavamos los ojos más allá de la infamia para adivinar otro mundo posible?
El aire estará limpio de todo veneno que no provenga de los miedos humanos y de las humanas pasiones;
En las calles, los automóviles serán aplastados por los perros;
La gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por el ordenador, ni será comprada por el supermercado, ni será tampoco mirada por el televisor;
El televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia y será tratado como la plancha o el lavarropas;
Se incorporará a los códigos penales el delito de estupidez, que cometen quienes viven por tener o por ganar, en vez de vivir por vivir nomás, como canta el pájaro sin saber que canta y como juega el niño sin saber que juega;
En ningún país irán presos los muchachos que se nieguen a cumplir el servicio militar, sino los que quieran cumplirlo;
Nadie vivirá para trabajar pero todos trabajarán para vivir;
Los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vida a la cantidad de cosas;
Los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las hiervan vivas;
Los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos;
Los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas;
La solemnidad se dejará de creer que es una virtud, y nadie tomará en serio a nadie que no sea capaz de tomarse el pelo;
La muerte y el dinero perderán sus mágicos poderes y ni por defunción ni por fortuna se convertirá el canalla en virtuoso caballero;
La comida no será una mercancía, ni la comunicación un negocio, porque la comida y la comunicación son derechos humanos;
Nadie morirá de hambre, porque nadie morirá de indigestión;
Los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura, porque no habrá niños de la calle;
Los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero, porque no habrá niños ricos;
La educación no será el privilegio de quienes puedan pagarla y la policía no será la maldición de quienes no puedan comprarla;
La justicia y la libertad, hermanas siamesas condenadas a vivir separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda;
En Argentina, las locas de Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud mental, porque ellas se negaron a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria;
La Santa Madre Iglesia corregirá las erratas de las tablas de Moisés, y el sexto mandamiento ordenará festejar el cuerpo;
La Iglesia también dictará otro mandamiento, que se le había olvidado a Dios: «Amarás a la naturaleza, de la que formas parte»;
Serán reforestados los desiertos del mundo y los desiertos del alma;
Los desesperados serán esperados y los perdidos serán encontrados porque ellos se desesperaron de tanto esperar y ellos se perdieron por tanto buscar;
Seremos compatriotas y contemporáneos de todos los que tengan voluntad de belleza y voluntad de justicia, hayan nacido donde hayan nacido y hayan vivido cuando hayan vivido, sin que importen ni un poquito las fronteras del mapa o del tiempo;
Seremos imperfectos porque la perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los dioses; pero en este mundo, en este mundo chambón y jodido, seremos capaces de vivir cada día como si fuera el primero y, cada noche como si fuera la última."

El derecho al delirio - Eduardo Galeano

sábado, 3 de diciembre de 2016

no existe el indicado

resulta que descubrí que hay muchas personas en el mundo con quien pudiera tener las mejores conversaciones, debo dejar de creer que eso los convierte en el amor de mi vida

me he ilusionado y decepcionado tanto que me rindo en el amor, me cansé, creí tener de verdad la formula para conseguir al indicado, pero no funciona porque no hay formula, o porque quizás no existe el indicado

entonces me di cuenta que simplemente debo dejar de buscar y esperar, aunque tenga mucho amor para dar, me dedicaré a demostrárselos a mi mamá, o a mi hermana o incluso a mí misma o simplemente debo dejar de pensar que uno vino a dar amor

supongo que todo trata sobre disfrutar el presente, haya o no haya alguien a mi lado, sin andar pensando en qué hubiera pasado ni en qué pasaría, pero cómo cuesta y no tengo idea por qué, cuesta como cuesta conseguir la paz y la felicidad

culpo a la películas

martes, 8 de noviembre de 2016

emocionalmente intocable

hay un pequeño cofre que se camuflajea
haciendo parecer que es cualquier cosa
y cada vez que me hieren,
se hunde en mi pecho
como una moneda en lo hondo del océano

realmente es como el bolso de mary poppins,
con un fondo infinito
allí flotan todas mis emociones,
las que alguna vez sentí pero que olvidé,
las que viven actualmente
y las que todavía no han aprendido a florecer

a pesar de que cada una de ellas sean tan intensas
como alguien que nunca para de hablar y ni te deja hablar,
no las consigo y por lo tanto no las puedo expresar
las siento,
como el sol al mediodia,
como de las madrugadas el frío
y como los coñazos que me doy en el pie
en el dedo chiquito

es como si hubiera un laberinto
dentro de mí
para encontrar el cofre
o estuviese bajo mil llaves,
códigos,
contraseñas
y patrones
o una gran pared separara a mis emociones
de las palabras y demostraciones,
y entonces no se entienden y por eso no se expresan

las que se expresan es porque fueron atrevidas,
porque se escaparon una noche escondidas
porque querían conocer otro mundo
y personas y perderse
y no volver jamás
y en ese momento me siento libre y valiente
como para dejar a la emoción salir a flote

pero a veces las emociones se mueren
y las que quedan dentro se ponen de luto
se hunden mucho más en mi pecho
y ya no quieren ser llamadas, ni expresadas

se vuelven asociales
y sienten, más que nunca,
y de tanta intensidad, se vuelven incontrolables

entonces yo, para que esto no vuelva a ocurrir,
vuelvo a desear con todo el alma
ser emocionalmente intocable

viernes, 4 de noviembre de 2016

a veces cuando nos atrae alguien somos un poco egocéntricos, pensando que por qué no nos escribe, que por qué no responde, como si tuviera la obligación de pensar en uno a todas horas del día nada más porque nos atrae y me asusto, me da miedo cuando me doy cuenta que estoy pensando de ésta manera

¿por qué?

¿por qué de repente quiero saber todo lo que hagas, el por qué, para qué, y cómo?

¿por qué de repente quiero besarte la cara cuando la atracción es solo por tu mente de tanto que admiro tus cualidades?

¿por qué de repente me obsesiono y mi mente quiere ser el piso por donde caminas, el cielo que llegues a observar y cada objeto/cosa que tus manos toquen?

¿por qué de repente solo quiero pasarme los días a tu lado conversando, incluyendo los días en que no te soporte, aun sabiendo que suelo necesitar soledad?

¿por qué tú y nadie más?

¿por qué de repente empiezo a imaginar escenas que probablemente nunca lleguen a pasar y me despego de la realidad?

basta, uno se desilusiona porque uno mismo se ilusionó

cómo lucho para no ilusionarme, ni pensarte, porque no quiero herir a mi propio corazón

tengo miedo de involucrarme, de entregarme, de cegarme y que luego me arrepienta porque algo salga mal

tengo miedo, y aun así quiero vencer el miedo contigo

martes, 1 de noviembre de 2016

conversari

"conversar viene del latín conversari 
y significa vivir, dar vueltas, en compañia"

hoy es noche fría provocadora
de abrazos que no se podrán dar
porque también es una noche solitaria

ahora vienen otra vez las dudas
de si de verdad me pueden llegar a querer,
si habrá alguien que de verdad me logre entender,
o qué tal,
si llegaré a querer,
si llegaré a entender,
si soportaré sus defectos
o si llegaran a soportar los míos

y luego apareces tú en el centro de mi mente,
que con todas las canciones que me pasas llegas a mi corazón
y no sé si abrirte mi puerta,
aún así te hablo desde la ventana
para que eches un vistazo,
ésto que te vengo mostrando
es lo que soy,
y me gusta lo que me has venido mostrando

no sé si vale la pena
no sé si valen las ganas
cuando pienso en alguien para conversar
siempre ganas
y te quedas en primer lugar

éste es mi pensamiento de esta noche
y no sé si después me vaya a arrepentir
quiero vivir, ir a dar vueltas
en TÚ compañia